jueves, 1 de septiembre de 2011

Otros poemas (34)

Flor silvestre. Castellazo, 2011


El olor de mi bufanda

Desapareció mi bufanda
y pensé que alguien
me la había robado
y la estaba usando.
Pensé que quizás,
espontáneamente,
me la devolvería
impregnada con su olor.
Mejor así, me dije,
que si simplemente
la había perdido,
y se hallaba tirada
en cualquier acera,
convirtiéndose
en una bufanda inútil
sin dueño y sin olor.

4 comentarios:

Gloria Reyna dijo...

Mejor no saber dónde está esa bufanda.
Me ha gustado mucho tu poema, como siempre ..
Besos!!!

J.Maseda dijo...

Me pasó lo mismo con un jersey gris hace una semana, solo Dios sabe quién lo habrá cogido o donde se lo han llevado. Mejor así...
Un fuerte abrazo y lamento mucho haber tardado en venir por aquí, he estado con el trabajo hasta las cejas.


J.Maseda

Ambrosía ignota dijo...

waoooooooo me encanta, triste pero hermosas líneas. me sentí identificado con el sentimiento, tanto así que le tomé foto a mi bufanda y la tengo como amuleto por si pierde el olor.

una abrazo

LA CAJA DE ANBAIRO dijo...

Espero que la encuentres, pues aunque esté usada será motivo de que para alguien también es importante.-
Un abrazo:
Antonio