domingo, 1 de mayo de 2016

Pasé por La Central (64)

 Bodegón con jarrito y cactus. El Masnou, 2013.

Una raya en el agua

Te estaba mirando todos los días
hasta que aquella mañana fui a buscarte
y ya no estabas:
te perdiste como una raya en el agua.
Así fue, así pasó,
y, veintiséis años después,
sin quererlo, aquí estoy y tú no.
Las cosas siguen en su sitio,
pero yo no sé verlas:
la memoria es selectiva y
sólo recuerda lo que quiere.
Así fue, así pasó y aquí estoy
para siempre contigo en la memoria: 
no encuentro una forma mejor de enloquecer.

jueves, 21 de abril de 2016

Pasé por La Central (63)

 Bodegón con dos pinzas. El Masnou. 2013.
Pensando en ti

Pensando en ti
quedo colgado en el vacío,
revoloteando,
como otras veces
que me planteo filosofar
sobre el tiempo, la muerte y yo;
y tú, y en azul; 
o en naranja, que más da.

jueves, 7 de abril de 2016

Pasé por La Central (62)

 Bodegón con cebolla. El Masnou. 2013.
El obsequio

Estaba en el lugar
y en el tiempo adecuado;
y me senté a ver.

Tenía suerte de poder saborear,
durante diez minutos,
de un atardecer junto al Mediterráneo.
La vida es fugaz y traicionera,
así que no me privé de aprovechar el regalo.

Me dije: Son diez minutos,
hay que estar en razón de recibir; 
y disfruté.

jueves, 17 de marzo de 2016

Pasé por La Central (61)

 Bodegón con medio pimiento. El Masnou. 2013.
Aquel beso

Ahora solo queda de aquel beso
un pellizco de átomos azules
flotando al azar, al aire.
De aquí para allá, sin norte.
Como un aura.

jueves, 18 de febrero de 2016

Pasé por La Central (60)

 Bodegón con manzana (y 2). El Masnou. 2013.
Poesía

La poesía es soledad.
Soledad con todos.
Es, también, contribución.
Es clausura participada.

Es yo, con los demás. Juntos.
En comunión con el mundo.

viernes, 5 de febrero de 2016

Pasé por La Central (59)

 Bodegón con manzana. El Masnou. 2013.
En azul

El amor verdadero no hace ruido,
deja un rumor
como el de las hojas del álamo
mecidas por el viento,
un susurro entrañable.

Y te veo en el azul.
Y te acaricio el pelo 
con la punta de los dedos.

sábado, 16 de enero de 2016

Pasé por La Central (58)

 Bodegón. El Masnou. 2013.
Esperando

Vinieron años
antes de que vinieras tú.

Sigo esperando,
año sí,
año sí.

Las palabras nos hacen
y nos deshacen. 

Persevero eternamente.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Pasé por La Central (57)

 Bodegón en agua. Castellazo. 2012.
Al aire

Siempre he vivido seco,
sin lágrimas.

Ahora lloro a menudo,
lloro hacía adentro.
En contradicción, lloro al aire.
Lloro por la decadencia
que el tiempo te impone.
Lloro porque el tiempo no enseña.
Lloro porque la experiencia te llega
cuando ya no la necesitas.
Lloro porque sé.
En contradicción, lloro porque no sé.

Ahora he dejado mi cuerpo al aire
y mi sensibilidad a flor de piel.
Ahora lloro sin lágrimas,
lloro hacia adentro. 

Ahora lloro al aire.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Pasé por La Central (56)

 Bodegón en Jardines de Gracia. Barcelona. 2010.

Morir

Me cuesta creer que estés muerto
cuando tu olor sigue en el aire,
tu sombra en las paredes,
y tus zapatillas de cuadros bajo la cama,
en tu cuarto.
Me cuesta aceptar que estés muerto
cuando siento tu mano golpear mi brazo
mientras me miras sonriendo,
fingiendo una lucha entre los dos,
entre tú y yo.
Te echo tanto de menos hijo mío,
que quiero morir con la muerte;
morir con un grito mudo,
morir de una agudo dolor físico,
como la necesidad de aire bajo el agua.
Morir.
Sé que estás muerto y me cuesta creerlo. 
Creer.

lunes, 13 de julio de 2015

Pasé por La Central (55)

 Parque de La Tamarita. Barcelona. 2015.

Nadie
  
Nadie puede detener
el tiempo.
Nadie puede detener
la primavera. Nadie.
  
Nadie puede detener
el dolor. El dolor
que provoca el vacío, el dolor
que sobrepasaba en oleadas
y deja sin aliento.

Nadie lo puede detener. Nadie, 
es uno de mayo eternamente.