viernes, 29 de abril de 2011

Aún sin título (77)

Bodegón con eucaliptus. El Masnou, 2011

Tempus fugit

Esta mañana
se me han perdido
dos o tres horas,
una vida en un suspiro,
y no sé dónde están.

Lástima de tiempo
terciado sin sentir,
un antes y un después,
y un mientras tanto
fugaz como un piropo.

4 comentarios:

Ambrosía ignota dijo...

extraña sensación, pero a la vez con mucha verdad y realidad.

Antonio Soto B. dijo...

Un poema breve, pero con alma.
Una verdad inevitable.
Un abrazo

CAS dijo...

...a veces el piropo queda como una suave estela, como un sutil perfume. Un poco perdura...y mientras tanto alcanza con eso.

siempre disfruto tus letras.
un abrazo

RoseMarie M Camus dijo...

Todo momento se nos escapa, casi como si nos tuviera miedo.
Qué hacer entre el antes y el después... tan leve y genuino.
y un piropo, ay muero por uno...