jueves, 29 de diciembre de 2005

Entreparéntesis (8)

Crisantemo, Teià, 2005
SOLO EL AZAR
Nada es seguro,
tan solo el azar,
que estalla a la vuelta de un segundo
para recordarnos
que la suerte dormita
a lomos de lo inesperado.

Y que los días pasan amarillos,
mientras el tiempo inventado
cae inexorablemente
construyendo nuestra biografía.

Y que el calendario,
regido por un otoño perpetuo,
deja caer sus hojas también al azar,
quebrando la cintura del destino.

Nada es perfecto,
tan solo el cambio,
tan solo el azar,
que son inmutables y eternos,
y nosotros, nacidos del tiempo,
inestables y finitos.

2 comentarios:

Alma dijo...

La seguridad, pura ilusión, las cosas pueden cambiar y cambian en segundos y todo lo que somos o construimos, se cae, cambia, junto con nosotros.
Me gustan mucho tus poesias.
hasta pronto saludos!

Antonio Marset dijo...

Gracias alma. He visitado tu blog, me ha gustado.