jueves, 16 de mayo de 2013

Pasé por La Central (38)

 Ribera del lago de Bañolas. Gerona, 2012.

Me viene mayo –reposición-
 
Muero, calladamente muero. 
Me mata la vida. 
Me mata el amor. 
¡Me viene mayo! 
Muero de un recogimiento mudo 
como una herida sangrante en sábana.
¿No habéis sentido nunca ese el extraño morir?

Muero de un recogimiento oscuro 
que me crece desde dentro,
eliminando espíritu y carne. 

¿Nunca tuvisteis dentro una simiente dormida
que os abrasaba sin dar fruto?


Muero, calladamente muero. 
Me mata la vida, me mata el amor. 
¡Me viene mayo! 
¡Llevo la eterna primavera,
desgarradora y árida, 

a modo de trágica simiente 
hundida en el alma como una estaca seca!

3 comentarios:

Omar enletrasarte dijo...

me encantó!
saludos

PACO GACELA. dijo...

Unos versos que realmente mas de uno hemos sentido esa sensación, un saludo.

RoseMarie M Camus dijo...

Desgarrador como esa primavera.
Muy sentido y bello poema.

Te dejo mi cariño y un gran abrazo.