lunes, 9 de julio de 2012

Otra vez hablo de mí

 Estante en La Central, con dos de mis libros, negro y gris. 

Pasé por La Central, librería, y han desaparecido de sus estantes algunos ejemplares de mis libros. Los han comprado. Una persona vio uno de mis libritos, lo cogió, lo ojeó, me imagino que leyó algún verso y decidió comprarlo. Gracias. Esto es maravillo. Lo extraordinario es que este suceso se ha producido varias veces. Gracias a todos los que habéis decidido hacer vuestro alguno de mis libros. Estoy sorprendido. Muy sorprendido. Agradecido.

4 comentarios:

Ambrosía ignota dijo...

Si yo encontrara uno de sus libros aquí en Guatemala, sin duda lo llevaría a casa.

Es bello el asombro, eso nos mantiene vivos.

Saludos Marset

Gloria Reyna dijo...

¡Me imagino la ilusión que te habrá hecho ese descubrimiento!
Felicidades y ... ¿te das cuenta que "alguien" tiene un pedacito de tu alma....?
Besos

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

lo tienes merecido, amigo
saludos

RoseMarie M Camus dijo...

Siento en mi corazón esa inmensa alegría que expresan tus palabras.
Qué bueno es leer esto!
Te felicito querido amigo.
Besos.