domingo, 22 de abril de 2012

Pasé por La Central (9)

 Bodegón con pinza y plátano. El Masnou, 2012

Una de soledades


Hoy, por primera vez,
después de tanto camino,
he confirmado, creo,
que vivir es soledad:
Soledad ante la vida,
soledad ante la muerte,
soledad para decidir,
soledad ante uno mismo.
Eres tú, solo tú, sin más nada.
Las circunstancias, tuyas,
solo son eso, nada intrínseco.
Hoy me ha entristecido
llegar a esa conclusión:
Afrontar la vida es soledad,
afrontar la muerte es soledad,
las circunstancias, quizás, también.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No hay nada más triste que estar solo en compañia.

Ambrosía ignota dijo...

Sí, también creo como dice. La soledad es como pasar de un estdo a otro, pero jamas adentro de uno, o sería difícil.

"Quizás", me agradó la duda.

enletrasarte(Omar) dijo...

un día aciago como este, todos lo padecemos,
cuánta melancolía!
saludos,

Gloria Reyna dijo...

Interesante, pero tanta soledad también puede ser que sea fruto de encerrarnos en nosotros mismos, tal vez no veamos la mano extendida o no queramos consuelo.
Si que es cierto que la vida o la muerte son nuestras pero "quizás" las podamos compartir
Besos

Ío dijo...

Que buen poema.
Me gusta leerle, Antonio.
Gracias

Ío

RoseMarie M Camus dijo...

De una gran sabiduría.
Aún así, y entendiendo tus palabras, te acompaño desde algún lugar del mundo.
Besitos.