viernes, 23 de marzo de 2012

Pasé por La Central (2)

 Flor de almendro en Castellazo. Huesca, 2012

Volví a pasar por La Central, librería



Dejé pasar el tiempo, un mes o dos,
más por prudencia que por convicción,
y volví a pasar por La Central, librería
.
Volví ilusionado por el trabajo hecho.

Pregunté por la mujer, la juez
de mis dos libritos de poemas;
“al fondo a la derecha”, dijeron,
allí estaba, saludó sin levantar la vista.

Sin mirarme, señaló una estantería
llena de libros, detrás, a su derecha,
y me comunicó: “tinc molts per llegir”,
“ja tinc el seu correu electrònic?”. 


Asentí desconcertado, di media vuelta
y salí de La Central disciplinadamente.
Empiezo a pensar que me conozco poco,
que ella, la juez, me conoce menos aún.

Creo que volveré a recoger los libritos
para que no estén huérfanos en el estante,
no sé si la mujer, la juez, esta vez
me mirará cuando me hable. Espero que sí.

5 comentarios:

Gloria Reyna dijo...

¡Jo ni que fuera una funcionaria! Puedes volver y antes de recogerlos saludarla y si no te saluda le dices que es una grosera y que te devuelva los libritos que no se merecen estar en su estúpida y torpe compañía.
A pesar de esa tonta me encanta como siempre tu poema.
Y el edificio es el que dices, el que está al lado de las vías del tranvía. Muy peculiar

Ariadna dijo...

hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

saludos

enletrasarte(Omar) dijo...

encuentra el libro que ponga luz en tu alma
saludos

Ambrosía ignota dijo...

muy tierno este poema, siempre con inocencia y su argumento la búsqueda.
Me fascino, así siempre.

saludos Sr.

Carmen Troncoso dijo...

Es horrible que alguien no te vea, es una negación ontológica, me gusto el poema y las fotos maravillosas, un abrazo desde Chile,