miércoles, 29 de febrero de 2012

Otros poemas (86)

 Jardín de Cactus. Lanzarote, 2011


Pasé por La Central, librería

Hace unos días, varios, pasé por La Central,
librería, dejé dos libritos de poemas, míos;
con orgullo, con miedo, con esperanza,
con emoción, con respeto al trabajo propio.

Me pidieron el correo electrónico, lo escribí,
y me dieron el nombre de la juez, es mujer,
y las buenas tardes, nada más y nada menos.
Di una vuelta entre los libros y me fui.

Hoy he vuelto a La Central con mi orgullo,
mi miedo y mi esperanza intactos, ella,
la juez, me ha recordado que tiene mi correo,
y me ha dado, educadamente, las buenas tardes.

Empiezo a pensar que me conozco poco,
que los demás me conocen menos aún, y menos
lo que escribo con palabras o imágenes; y que
no hay voluntad de variar el diagnóstico. 


Quizás deba modificar el mío y dejar para mí,
las imágenes, los poemas, el orgullo, los miedos
y la esperanza; eso sí, dando las buenas tardes
y escribiendo en un trozo de papel mi correo.

2 comentarios:

Gloria Reyna dijo...

No me gusta!!!
¿Tendré salir a la calle a protestar?

enletrasarte(Omar) dijo...

bueno, lo mejor que imágenes, palabras, libros sean de ti para ti, tal vez otros tengamos el privilegio de conocerte un día
saludos