lunes, 20 de febrero de 2012

Otros poemas (82)

 Paredes de colores. Lanzarote, 2011

Otra escena inquietante
“La hora veintinueve” 

He olvidado lo que sé
y he empezado a soñar:
sueño, sueño, sueño,
pienso, pienso, pienso,
escribo, escribo y escribo.
Pongo el reloj en hora,
a las veintinueve;
porque el tiempo engaña,
porque es embustero,
porque no existe.
Lo que ha de suceder,
siempre sucederá en el lugar
y en la secuencia prevista;
he olvidado lo que sé
y he empezado a soñar,
cinco hora más tarde.

3 comentarios:

Gloria Reyna dijo...

Inquietante hora, pero tendremos que esperarla y mientras soñar.

stella dijo...

Soñar sin tiempo me parece maravilloso
Un abrazo
Stella

enletrasarte(Omar) dijo...

un sueño tardío en el reino sin tiempos
saludos