viernes, 11 de noviembre de 2011

Otros poemas (54)

Jocs de taula. Barcelona, 2011

Pequeña satisfacción

Ahora, cuando entiendo la vida,
y he vivido casi todo,
y se que todo es una reiteración límite;
ahora, cuando la labor en marcha,
o completada en parte,
me da la paz por una relativa honradez:
El decaer del otoño por ejemplo,
me deja un agradable sosiego,
y su expresión es más serena, más calma.
No todo está mal, ni su integridad tampoco.
Al final, casi, todo no está mal. Respiro.
Pequeña satisfacción.

4 comentarios:

Gloria Reyna dijo...

Pequeñas satisfacciones que nos hacen seguir.
Cariños

Eva BSanZ dijo...

Esa calma la trae el otoño y muchas veces la trae uno mismo, sin la necesidad del soñoliento que es el frío.

Un fuerte abrazo, amigo.

Ricardo Miñana dijo...

La vida nos da disgustos pero tambien pequeñas satisfacciones que sirven de aliciente, bonito poema.
feliz fin de semana.
un abrazo.

RoseMarie M Camus dijo...

Hoy todo está bien.
Besitos y gracias
por pasar por mi blog.