domingo, 6 de noviembre de 2011

Otros poemas (51)

Invernadero. Barcelona, 2011


El recuerdo

Una fragancia puede resucitar
una risa perdida en la memoria
y el olor de un lapicero
devolvernos a la infancia,
ya que el pasado puede surgir
de una cruasán bañado
en una taza de café con leche.
El recuerdo juega con la disciplina,
la memoria también, aunque les riñas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido, el recuerdo aparece y te enseña otro lado de la luz, la memoria la he metido entre rejas pero se escapa cuando quiere, es traviesa,

Gloria Reyna dijo...

¿Qué sería de nosotros sin nuestros recuerdos?, mejor que sigan jugando.
Besitos!

enletrasarte(Omar) dijo...

el recuerdo es virtuoso, si nos hace sonreír
saludos

xixe dijo...

Encontré este blog a través de M. y me pareció interesante. Quisiera seguir visitándolo. Saludos.

RoseMarie M Camus dijo...

Sí,un olor evoca y provoca nuestro presente. Esto es lindo.
Besitos.