martes, 1 de noviembre de 2011

Otros poemas (49)

Un sillón en rocahumbert. Granollers, 2011

Solo en compañía

Me encanta sentirme solo
en el centro del mundo,
rodeado de alma y carne, donde,
además, me noto mucho más solo,
y más satisfecho, en compañía.
En la soledad, y en el recuerdo
todo es igual, y todo es menos, no es más,
y nada sobra de este instante. Único.
 

5 comentarios:

Laura Caro dijo...

Cuando la soledad es elegida, es una delicia.

Un abrazo.

Gloria Reyna dijo...

La soledad en compañía inmejorable, muchas gracias por tu comentario a mi relatillo, besitos

Velero dijo...

Tan sencillo como necesario y oportuno.

Yo solo frente al mundo.

Saludos.

Omar(enletrasarte//masletrasarte) dijo...

Sí, hay dos soledades, la que nos da un momento reflexivo y de paz,
pero está aquella que del brazo de la nostalgia, duele
saludos

RoseMarie M Camus dijo...

Lindo, reflexivo.
Besos.