miércoles, 29 de junio de 2011

Otros poemas (12)

Cabezudos traslúcidos. Granollers, 2011

Una quimera

No pienso, no soy, no existo.
Es una sensación a flor de piel.
Me disuelvo lentamente
en un bienestar sin sobresaltos.
Con molicie. Con indolencia.
Al calor de una tarde de verano:
Me siento un niño, soy vanguardista
y sólo creo en el futuro.

4 comentarios:

Gloria Reyna dijo...

Siempre con alma inquieta, siempre futurista.
Brisos

J.Maseda dijo...

Verdades que proponen conciencias
y bufandas de poesía, un catalejo
hacia el futuro, un texto moldeado
a tu -yo- más cercano.
Una obra maestra.
Abrazos!

Omar(masletrasarte) dijo...

Quien en el futuro cree, existe y es mi compañero de ruta.
Un abrazo

Ambrosía ignota dijo...

Creer es también una opción y absoluto instante corregido por la vida.

Abrazo Marset,