lunes, 4 de abril de 2011

Aún sin título (69)

Plaza de San Pedro. El Vaticano, 2010

Otra escena inquietante
(Recuerdo de soledad)

Sólo veía mi imagen reflejada en el cristal.
Sólo sentía la oscuridad de la noche, sólo.
Al escasear los argumentos
me faltaron también las palabras,
estaba, por ello, más predispuesto
a la crítica que al auspicio. Estaba sólo,
sin una sombra, sin un sonido,
sin nada que decir, sin más nada que guardar.
Con su marcha se llevó consigo 
el oxigeno del aire, dejando la atmósfera enrarecida.
Había caído en un mutismo melancólico,
como si con su ausencia, ya sintiera en mi ánimo
la triste condición del solitario.

3 comentarios:

Piluca dijo...

a la espera de ver reflejada tu imagen en el cristal...te asomas por mi espalda y con tu mano en mi hombro...el solitario en compañia...guarda ahora recuerdos y la atmosfera se convierte en dulce melancolía.

ANTONIO MARSET dijo...

Esta es otra escena, inquietante también.

GLORIA REYNA dijo...

Triste y melancolico, cada cual con su soledad aunque esté en compañia.