domingo, 9 de enero de 2011

Aún sin título (55)

Performance en Ca l´Estruch, Sabadell 2010

Otra escena inquietante
(Recuerdo de amor)

Hasta mucho después
que los relojes dieran siete campanadas
en todas las iglesias del mundo,
como pensamientos de vida,
sonando una tras otra, siete;
hacia la línea del horizonte,
pasaron palomas blancas rumbo a la noche.
Tú y yo estábamos en el centro de la tierra,
caminando por las calles, todas,
teniendo inscrito en nuestra memoria genética
el instinto de territorio.
La creación era nuestra, así lo creía.
Así era, al salir de nuevo al infinito,
al otro lado de la noche abierta.
¿Recuerdas?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Perdone mi atrevimiento de utilizar la hoja de comentarios para pedirle un favor.Una amiga mía ha empezado un blog,donde escritores nobeles pueden empezar a darse a conocer.Y creemos que si usted nos colgara su página daríamos a las personas más oportunidades para conocerle: http://esperandoagala.blogspot.com/ Y el otro blog es de cuentos infantiles que en cada uno de ellos escribe los valores humanos que se está perdiendo hoy en la sociedad, y me imagino que en su blog entren muchos padres que les pueda interesar:http://habiaunavezuncuento.blogspot.com/
esperando que le guste estos blog y que nos lo pueda ponerlo en el suyo para poder darlo a conocer, agradeciéndoselo de antemanol
Cariño sinceros desde gran canaria

ANTONIO MARSET dijo...

El enlace ha había una vez un cuento ya está puesto y ya he enviado los datos para que colguéis mi blog en vuestro espacio. Gracias.

janettog dijo...

DEJO MI HUELLA ME PARECE INTERESANTE MUCHOS DE SUS ESCRITOS, SALUDOS DESDE CHILE