viernes, 16 de abril de 2010

Entreparéntesis (83)

Gerbe, Huesca 2010

Epigrama

Herido por la luz,
enfermo de color
y, aún, agradecido a la vida.

4 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

La luz puede ser muy dolorosa cuando el hombre está bajo pena de pumbra. Aferrarse al impulso de vivir, eso nos salva.
Abrazo.

emilio dijo...

Esa vida, que agradecemos por el mero hecho de disfrutarla, nos den los palos que nos den...

Un abrazo.

Alma Mateos Taborda dijo...

Impecable y profundo! bravísimo!!! Aplausos! Un abrazo.

CAS dijo...

El dolor materia prima del poema. La voluntad que nos guia a la vida siempre.