sábado, 13 de marzo de 2010

Entreparéntesis (72)

El jarrito, El Masnou, Barcelona 2009

Conversaciones con uno mismo II

En silencio,
a la luz crepuscular
de las evidencias,
trato de conversar
con mi incertidumbre
para aceptar que la vida
es una interrogación continua
que ni siquiera la muerte reconoce;
y descubrir que el destino,
como el horizonte,
es una línea imaginaria
que se aleja cuando nos acercamos
y que nunca llegamos a alcanzar.

3 comentarios:

emilio dijo...

El destino... parece inalcanzable verdad??? pero todos llegamos a él, y además es común a todos.

Un abrazo amigo.

incal dijo...

Filosofar poetizando.
poetizar filosofando ...

Teresa dijo...

El destino esta?
Hay destino?
Nunca podremos llegar
El será quien llegue
Y nos lleve.

Un saludo

ღ°´¨)
¸.•´¸.•ღ°´¨) ¸.•ღ°¨)
(¸.•´ (¸.•`ღ° ..:¨¨ღ°¨ღ°Teresaღ°¨ღ°