lunes, 21 de diciembre de 2009

Entreparéntesis (42)


Ruta del ferro, Andorra 2008

A prueba

Me ha venido a la memoria
que de niño me entusiasmaba
jugar en los solares en construcción,
bajar a los cimientos
pie en pared
y escalofrío en la espalda,
subir a los andamios para hacer
equilibrios sobre un abismo
de máquinas, sacos de cemento y hierros.

A veces me gusta ponerme a prueba,
bordear los límites
y correr riesgos, ya que,
al final, una vida no es mas
que una suma de hechos contingentes,
una crónica de interacciones casuales,
de azares, de sucesos fortuitos
que no revelan nada más
que su propia falta de propósito,

Ponerse a prueba, a veces,
le da a la vida ese objeto
que en su normal transcurrir no posee,
ese traspié en el andamio
que te hace estirar los músculos
y agudizar el ingenio, ese nerviosismo
que te mantiene en equilibrio
con una sonrisa tensa, pero satisfecha
por esa heroicidad innecesaria.

2 comentarios:

Konsuelo Band dijo...

Compliments for your photos!

ANTONIO MARSET dijo...

Gracias.