miércoles, 8 de marzo de 2006

Entreparéntesis (13)

Bodegón en azul, El Masnou 2005
El Tiempo
Amigo mío,
estoy hoy en esa recurrente incertidumbre de la existencia;
en esa interrogación continua
que ni siquiera la muerte responde:
El Tiempo,
otra vez el Tiempo.

Amigo mío,
pienso, a veces,
que no hay más tiempo que el del calendario;
que el tiempo es un paisaje con demasiados matices
como para simplificar el lienzo
con un pincel de dos colores.

Amigo mío,
hoy quiero ver el Tiempo con los colores que solo ven los ciegos;
con la policromía de la imaginación
que sólo la esperanza representa:
La Vida,
otra vez la Vida.


Amigo mío,
el Tiempo maneja guiones en blanco
detrás de los que hay campos de algodón
y de girasoles;
beatíficas vidas de paz contemplativas
y atormentados infiernos.

Amigo mío,
el Tiempo es un invento, mi amistad eterna.

3 comentarios:

Alma dijo...

Me gustaron tus versos. Pienso que quizá de eso se trate nuestra existencia aquí, de incertidumbres.Si tuvieramos certezas ¿seriamos libres?
Hasta pronto, un saludo.

Asmadeus dijo...

¡Bravo!

Ciudad dijo...

Que bellos versos, donde la eternidad de la amistad puede traspasr ese puente tendido del tiempo...